Los caprichos del reloj

 Un palacio envuelto en la efervescencia de las luces, era el salón de la casa de mi infancia. Mi impaciencia extenuaba a mi pobre madre cuando el calendario señalaba diciembre, y yo la perseguía para que me entregara las figuras de cristal que vestían nuestro hogar de navidad. El aire se transformaba en mazapán y,Sigue leyendo “Los caprichos del reloj”