La memoria de Araminta

Querida Josephine: Antes de enviarte esta carta, he alisado las arrugas del papel y le he pedido a David que se ponga a escribir. Todo parece haber acontecido en una época tan lejana…, pero nunca olvidaré tu risa, ni el olor de tus vestidos, ni el frescor de la hierba, ni el sonido del río.Sigue leyendo “La memoria de Araminta”

La esperanza

El alguacil entraba en el pueblo cuando yo llegaba de atender el huerto y me detuve para escuchar lo que decía. Jacinto anunció aquel día, que los hombres como yo teníamos que ir a la guerra. Con mis ropas manchadas de tierra abracé a Vicenta y miré su vientre redondo haciendo un esfuerzo para noSigue leyendo “La esperanza”