Diario de un confinamiento

Lunes 23 de marzo. Son las nueve de la mañana y otra vez he soñado con el viento. Siempre me han gustado las tormentas. Cuando era pequeño miraba el horizonte iluminado y sonreía cuando el vendaval agitaba las llamas de las velas. Tardaba en dormirme y al abrir los ojos me decepcionaba la inesperada claridadSigue leyendo “Diario de un confinamiento”